Louis Althusser

Louis Althusser (1918-1990), filósofo francés, el más influyente teórico marxista durante la década de 1970.

Nació en Birmandreis (actualmente en Argelia) y desarrolló una brillante carrera académica en París que le permitió acceder a una cátedra en el Collège de France. No obstante, los últimos años de su vida estuvieron dominados por su creciente inestabilidad mental, que le llevó a asesinar a su esposa en 1980.

La atención internacional recayó sobre Althusser tras la publicación de La revolución teórica de Marx en 1965, seguida de Para leer El Capital en ese mismo año. En estos trabajos desafió la interpretación dominante del marxismo, relacionada con temas humanistas y hegelianos heredados en gran medida de los primeros escritos de Karl Marx. Frente a esta concepción, Althusser propuso una lectura del marxismo en términos estructuralistas. Consideraba que la sociedad estaba formada por una jerarquía de estructuras, diferentes unas de otras, que gozaban de una relativa autonomía, aunque condicionada por consideraciones económicas en última instancia. Así pues, la historia era un proceso sin sujeto. Los seres humanos pasaban a ser meros soportes o efectos de las estructuras de la sociedad. A su vez, esta perspectiva implicaba una lectura antihumanista de Marx en la que se rechazaba la idea de una naturaleza humana universal.

El pensamiento de Althusser, pese a ser innegablemente fecundo al ofrecer una versión sofisticada y no reduccionista del materialismo histórico marxista, ha estado expuesto a la crítica por su excesiva carga teórica y por una pretendida base científica de la que carece.

Jacques Lacan

Jacques Lacan (1901-1981),
psicoanalista francés, considerado por muchos teóricos como el más importante para el psicoanálisis.

Nacido en París, en 1932 se doctoró en medicina antes de dedicarse a la psiquiatría y al psicoanálisis. Fue durante esta década cuando Lacan comenzó a estudiar la paranoia y la esquizofrenia, siendo famosa su tesis doctoral “De la psicosis paranoica en sus relaciones con la personalidad”, y cuyas consideraciones clínicas giraban alrededor del ‘caso Aimée’, que tuvo una gran repercusión social en Francia.

En 1949 presentó en el Congreso de Psicoanálisis de Zürich su trabajo “El estadio del espejo como formador de la función del yo”, que consideró ‘el primer pivote de su intervención en la teoría psicoanalítica’. En 1953 comenzó el dictado de lo que llamaría sus Seminarios en el Hospital de Sainte Anne (París) sobre los escritos técnicos de Sigmund Freud y la teoría del yo. Ese mismo año, Lacan dictó en el Instituto de Psicología de Roma (Italia) una famosa conferencia (que se publicó bajo el título de “Función y campo de la palabra y el lenguaje en psicoanálisis”, conocida también como “Discurso de Roma”) que supuso el inicio de sus enseñanzas.

En 1964 Lacan se trasladó a la Sorbona después de haber sido expulsado de la Asociación Psicoanalítica Internacional (IPA). Ese mismo año fundó la Escuela Freudiana de París (EFP) que dirigió hasta 1980, fecha en que decidió disolverla poco antes de su muerte.

Una parte de su obra, fundamentalmente oral, está recopilada en los Escritos (1971), compendio de sus enseñanzas que contó con la colaboración del prestigioso François Wahl. Sus tesis principales hacen referencia a la importancia del lenguaje, ya que adoptó ideas del estructuralismo lingüístico de Ferdinand de Saussure para sostener que el lenguaje es el fundamento mismo del descubrimiento freudiano del inconsciente, es decir, su materialidad, de ahí que su principal tesis sea la del “Inconsciente estructurado como un lenguaje”. Por otro lado, el yo en su obra es sometido a un verdadero análisis crítico, ya que para Lacan el yo es el principal obstáculo del psicoanálisis y no se puede plantear su curación.

Debido a su interés por lo simbólico y el lenguaje, su trabajo ha influido en la lingüística, así como en la teoría cinematográfica y en la crítica literaria.

Gilles Deleuze

Gilles Deleuze (1925-1995),

filósofo francés, autor de una filosofía de la diferencia que concibe al hombre como una “maquina deseosa”.

Nacido en París, se tituló en Filosofía en 1948 y a partir de 1969 empezó a impartir clases en la Universidad de París VIII (Vincennes-Saint-Denis), donde tuvo por compañero a Michel Foucault. Sus primeras publicaciones fueron monografías acerca de grandes representantes de la historia de la filosofía occidental, como David Hume, Friedrich Nietzsche, Immanuel Kant, Henri Bergson y Baruch Spinoza. Su propósito era fundar su crítica del pensamiento a partir del análisis de la historia de dicha crítica, confrontando los distintos sistemas expuestos a lo largo del tiempo. A la luz del presente observó las diferencias entre ellos (analizando lo que se repetía) y pretendió buscar el nacimiento de un nuevo sistema que no identificaría, como el idealismo hegeliano, la unidad y el múltiplo, reduciendo “lo mismo” a “lo otro”. Tal fue el planteamiento de uno de sus trabajos más conocidos, Différence et répétition (Diferencia y repetición, 1968). Desde ese punto de partida, podría elaborar una filosofía del “eterno retorno”, una filosofía por venir, de la voluntad, que iría más allá de un pensamiento del ser, del sujeto.

En 1972, a raíz de su colaboración con Félix Guattari, se inauguró una nueva fase del pensamiento deleuziano referente a lo múltiple y a lo intempestivo. En El Antiedipo: capitalismo y esquizofrenia (1972), ambos autores se fijaron en el psicoanálisis, que devuelve la fuerza del deseo a la única instancia de Edipo, pedestal invariable de la neurosis. Deleuze y Guattari opinaban, en cambio, que el deseo es “creación de vida”, fuerza de invención y de diferencia, quebranto de las normas. En Qu’est-ce que la philosophie? (¿Qué es la filosofía?, 1991) estudió la “producción de conceptos”, actividad filosófica por excelencia que consiste en investigar nuevas formas de expresión. Deleuze intentó, pues, desbordar el dominio propiamente filosófico y elaborar “máquinas” textuales, las cuales, apoyándose en la literatura (Proust y los signos, 1970) o en el cine (La imagen-movimiento, 1983; La imagen-tiempo, 1985), dan cuenta de las “máquinas deseosas”. La nueva filosofía afrontada por Deleuze supone, por lo tanto, un elogio al deseo y permanece atenta a los movimientos singulares de los cuerpos en el espacio social, un “cuerpo sin órganos” en el espacio liso del cual emana. En el lenguaje deleuziano, el pensamiento sigue siempre un movimiento (“Se trata siempre de plegar, desplegar, replegar”) que cuestiona todo modelo formal de verdad.

Aparte de las citadas, otras importantes obras suyas fueron: Empirismo y subjetividad (1953), Nietzsche y la filosofía (1962), Presentación de Sacher-Masoch (1967), Lógica del sentido (1969), Mil Mesetas (en colaboración con Guattari, 1980), Foucault (1986) y El pliegue. Leibniz y el barroco (1988). En 1995, discapacitado por una enfermedad, Gilles Deleuze se suicidó.

Émile Durkheim

Émile Durkheim (1858-1917), teórico social francés y uno de los pioneros del desarrollo de la sociología moderna.

Durkheim nació en Epinal (Francia) en el seno de una familia judía. Se graduó en la Ècole Normale Supérieure de París en 1882 y a continuación trabajó como profesor de derecho y filosofía. En 1887 comenzó a enseñar sociología, primero en la Universidad de Burdeos y después en la de París.

Durkheim pensaba que los métodos científicos debían aplicarse al estudio de la sociedad, y creía que los grupos sociales presentaban características que iban más allá o eran diferentes a la suma de las características o conductas de los individuos. También estudió la base de la estabilidad social, es decir, los valores compartidos por una sociedad, como la moralidad y la religión. En su opinión, estos valores (que conformaban la conciencia colectiva) son los vínculos de cohesión que mantienen el orden social. La desaparición de estos valores conduce a una pérdida de estabilidad social o anomia (del griego anomia, ‘sin ley’) y a sentimientos de ansiedad e insatisfacción en los individuos. Explicó el fenómeno del suicidio como resultado de una falta de integración del individuo en la sociedad. Durkheim analizó esta correlación en su obra El suicidio: un estudio sociológico (1897). Para explicar sus teorías en sus escritos utilizó a menudo material antropológico, especialmente de sociedades aborígenes. Otros de sus libros son La división del trabajo social (1893), Las reglas del método sociológico (1895) y Las formas elementales de la vida religiosa (1912).

Retrato Pablo bernasconi – Beethoven

Ludwig Van Beethoven

 

Renombrado compositor, director y pianista de lo que hoy seria Alemania, reconocido mundialmente por su amplia gama de obras, Oberturas, Conciertos y musicalizaciones que son catalogadas entre las más complejas y hermosas del mundo.

En esta imagen vemos como se hace referencia a un rasgo muy peculiar para una persona que dedique su vida a la música, la sordera que Beethoven padecía le da un más relevancia a su trabajo, esto lo vemos representado en la oreja puesta en la frente del retrato, con esto se nos da entender que no solo escuchaba la música sino que también la sentía, era parte de su pensar y base de su vida diaria. Una parte integral de su ser.

Las notas musicales y líneas de escritura musical sobre manchas de tinta de pluma que representa el cabello de la figura pueden interpretarse como la fuerza con la que cuentan las creaciones de  Beethoven, que suelen poseer con la capacidad de provocar profundas emociones en quienes la escuchan.

El ropaje y fondo hacen referencia a la época en la que vivió Beethoven, ropa formal de la Europa del siglo XVII y papel del material, color y calidad de la misma época, este mismo papel mediante dobleces nos muestra su cara haciendo memoria como el dejaba su vida y se expresaba a través de su trabajo escrito.

Georges Dumézil

Georges Dumézil (1898-1986),
filólogo e historiador francés, conocido por sus importantes investigaciones dentro del campo de la mitología indoeuropea.

Nació en París y después de haber realizado estudios en varias ciudades francesas ingresó en L’Ècole Normal Supérieure, donde estudió con enorme interés el Diccionario Etimológico de Latín de Michel Bréal, aunque él enseñaba sánscrito. En 1917 fue movilizado, pero regresó a L’Ècole Supérieure dos años más tarde, en 1919, con el fin de realizar el examen para obtener la agregaduría de la cátedra de Historia. Estuvo de lector en la Universidad de Varsovia, durante el año 1921. En el año 1933 fue nombrado jefe de estudios de la École Pratique des Hautes Études y en 1949 consiguió la cátedra de Historia de las Religiones Indoeuropeas, del Collège de France, donde enseñó hasta 1968. Diez años después, en 1978, fue nombrado miembro de la Academia Francesa (véase Instituto de Francia). También fue Caballero de la Legión de Honor.

Dumézil fundamentó sus estudios sobre la base del análisis estructural para comparar las religiones dentro del campo indoeuropeo y llegó a la conclusión de que todas las religiones (hindú, celta, germana, irania y tantas otras) están arraigadas en una ideología común que adopta los mismos ritos, mitos y organización social. Desde su punto de vista cualquier actividad sociorreligiosa cumple tres funciones: la espiritual, la militar y la productiva; éstas se distribuyen jerárquicamente y dominan a la masa indiferenciada de la gente. Esta teoría tuvo una importancia crucial para explicar muchos aspectos oscuros de las mitologías indoeuropeas.

Sus obras más importantes son: Los dioses de los indoeuropeos (1970), Del mito a la novela: La Saga de Hadingus, 1973), Mito y epopeya (1968-1973); Matrimonios indoeuropeos, seguidos de quince cuestiones romanas (1979).

Ferdinand de Saussure

Ferdinand de Saussure (1857-1913), lingüista suizo, considerado el fundador de la lingüística moderna.

Nacido en Ginebra, Suiza, durante un año asistió a clases de ciencias en la Universidad de Ginebra antes de cursar estudios de lingüística en la Universidad de Leipzig (Alemania) en el año 1876. Siendo todavía estudiante publicó el importante tratado Mémoire sur le système primitif des voyelles dans les langues indo-européennes (Memoria sobre el sistema primitivo de las vocales en las lenguas indoeuropeas, 1879). Después de obtener su doctorado con su tesis De l’emploi du génitif absolu en sanskrit (El empleo del genitivo absoluto en sánscrito, 1881), se trasladó a París, ciudad en la que impartió clases de gramática comparada en la Escuela de Altos Estudios hasta el año 1891.

Posteriormente fue profesor de sánscrito y de lenguas indoeuropeas en la Universidad de Ginebra. En 1907 fue nombrado catedrático de lingüística general. Su Cours de linguistique générale (Curso de lingüística general), reconstrucción de sus teorías, es la recopilación de sus clases y otros materiales que sus discípulos Bally y Séchehaye recogieron y publicaron en 1916 como obra póstuma de su maestro. Por esta obra a Saussure se le denomina ‘padre del estructuralismo’, ya que determina las consecuencias del enfoque estructuralista en el estudio del lenguaje.

Fundamentó la semiótica gracias a una serie de oposiciones teóricas, la primera y fundamental entre langue (lengua), “serie de signos coexistentes en una época dada al servicio de los hablantes”, y parole (habla), el uso individual y concreto de esa serie de signos; es decir, el sistema abstracto frente a las realizaciones concretas. También distinguió entre la dimensión sintagmática y la paradigmática, entre el estudio sincrónico (estudio de la lengua en su aspecto estructural) y el diacrónico (estudio de su evolución), y definió signo lingüístico como combinación del signifiant (significante), imagen acústica, y del signifié (significado), su concepto.

Su trabajo, que ha sido fundamental en la evolución de la lingüística durante la primera mitad del siglo XX, ha influido también en otras ciencias, como la antropología, la historia y la crítica literaria.

A %d blogueros les gusta esto: